Leyendo Ahora
Desarrollo de fundamentos individuales con balón y globos

Desarrollo de fundamentos individuales con balón y globos

Recopilación de múltiples ejercicios, tareas y dinámicas para desarrollar diferentes fundamentos individuales (pase, bote, manejo de balón, cambios de mano, desplazamientos con balón…) incorporando la utilización de globos, un elemento que obliga a nuestros jugadores a mantener doble foco de atención y quizá menos utilizado en comparación con las pelotas de tenis.

Pase tras bote

Dos tareas diseñadas por el entrenador Xavier Sastre Casali para trabajar el pase tras bote sobre una mano a la vez que se debe impedir que el globo toque el suelo (doble foco de atención).

Por un lado, cada jugador de manera individual ejecutará los pases contra la pared, trabajando además uno o dos cambios de mano antes de “devolver” el pase. De manera similar, podemos plantear la misma dinámica por parejas, poniendo el foco también sobre la posición básica ofensiva.

Bote y cambios de mano

Tres diferentes rutinas de trabajo con globos, esta vez centrándonos en el bote y el manejo de balón en estático. En este sentido, las posibilidades son prácticamente infinitas, trabajando siempre a partir de la premisa de que los jugadores deben mantener el globo “vivo”, evitando que toque el suelo.

Ejemplos: diferentes cambios de mano (uno o encadenar varios de forma consecutiva), desplazamientos en bote (hacia delante, atrás o laterales), llegar a una determinada posición en el campo y volver antes de que el globo toque el suelo, ocupar diferentes posiciones a la señal del entrenador, etc.

Como variantes, tal y como podemos observar en los vídeos, podemos jugar con globos de diferentes tamaños para facilitar o dificultar la tarea. También, por supuesto, podemos pedir al jugador que mantenga “vivos” dos o más globos.

Relacionado

Dinámicas competitivas

Por último, adjuntamos dos estupendas propuestas de Borja Ricart (strength and conditioning coach en L’Alqueria y Valencia Basket Club) más orientadas a la preparación física, aunque, de igual modo, son fácilmente adaptables para que cualquier entrenador pueda hacer hincapié en diversos fundamentos individuales.

En primer lugar, un “mini partido” de baloncesto mezclado con voleibol. Aquí el objetivo será, evidentemente, conseguir que el globo toque el suelo en el terreno del rival (después de cada toque es obligatorio rodear uno de los dos conos). Según podemos observar, es una dinámica muy apropiada para potenciar los cambios de ritmo, las frenadas y aceleraciones, el control del balón, etc.

También podemos transformarlo en una competición por equipos y combinarlo con algunas variantes físicas (sentadillas, planchas, etc.) o añadir un balón para cada jugador y establecer diferentes objetivos (cambios de mano, un recorrido determinado, etc.).