Skip to content Skip to footer

“Hoosier square”

  • Modelo flexible y escalable (4c3, 4c3 (+1), 4c4...)
  • Cuidar la ejecución y recepción del pase
  • Proteger el balón
  • Encontrar al compañero liberado
  • Anticiparse y robar el balón al equipo rival
  • Calentamiento enérgico y competitivo

La entrenadora estadounidense Sherri Coale ha popularizado enormemente uno de los ejercicios que más utilizó durante su larga estancia –nada menos que veinticinco temporadas– en el banquillo del equipo femenino de la Universidad de Oklahoma.

PUBLICIDAD

A pesar de todo, ella misma confiesa haber tomado prestado este “hoosier square” de su compatriota Tom Crean.

Y, como «cada maestrillo tiene su librillo», otros entrenadores han ido modificando su planteamiento original para enriquecerlo y adaptarlo a sus necesidades.

Mark Cascio, por ejemplo, utiliza la disposición inicial básica del “hoosier square” (superioridad numérica ofensiva en forma de 4c3 ocupando los tacos y los codos de la zona), pero introduce algunas normas propias:

  • Los atacantes tienen que llevar el balón hasta debajo de sus rodillas cada vez que reciben (alejarlo de las manos rivales).
  • Priorizar los pases de pecho (el pase picado es habitualmente más lento).
  • Los jugadores sin balón no pueden moverse de su posición.
  • El jugador con balón únicamente puede pivotar para mejorar su ángulo de pase (prohibido botar).
  • Los defensores deben leer la posición de los hombros de los atacantes (anticipar la dirección del pase).

En cualquier caso, cada entrenador puede adaptar el espacio disponible, permitir a los atacantes utilizar un bote cada vez que reciben, exigir a los defensores saltar al 2c1, etc.

Por otro lado, el entrenador Tony Miller construye una especie de 4c3 (+1) dentro de cada acción individual (45 segundos de duración):

  • 4c3 durante los primeros 20 segundos.
  • 4c4 (se incorpora un defensor más) los 25 segundos finales.

Y, a partir de ahí:

  • Los atacantes pueden moverse un paso en cualquier dirección (desde su posición inicial).
  • Los defensores obtienen 1 punto cada vez que desvían o interceptan un pase y, además, cuando fuerzan a un atacante a recibir el balón fuera de su posición.

También podemos establecer otros sistemas de puntuación diferentes en base a nuestros objetivos (premiando a los atacantes cuando completan X pases consecutivos o si conservan la posesión al final de cada serie, por ejemplo).

Como reflexión final, Miller explica que él mismo utiliza esta fórmula de SSG (“small-sided game”) al principio de sus entrenamientos para que sus jugadores empiecen concentrados, con energía y con ganas de competir.