Leyendo Ahora
Normas generales de Jota Cuspinera sobre spacing y movimiento sin balón

Normas generales de Jota Cuspinera sobre spacing y movimiento sin balón

Todas las claves y consignas que Jota Cuspinera desarrolla durante su charla sobre la ocupación de espacios en ataque parten de una misma premisa: son conceptos válidos a cualquier nivel. Aunque siempre será necesario adaptar y ajustar a las necesidades, características y peculiaridades de cada equipo, no existe diferencia alguna entre las propuestas de Jota, lo que él trabaja con jugadores profesionales, y lo que cualquier entrenador puede aplicar en su día a día.

Por otro lado, Cuspinera también señala la importancia de establecer normas que se adapten al mayor número posible de situaciones, tratando de, con ello, crear el mínimo de excepciones. Cuantas menos excepciones existan dentro de las normas de nuestro ataque por conceptos (muy relacionado con el spacing y el timing), más fácil será de asimilar para los jugadores.

I – Un mismo defensor no puede cubrir a dos atacantes

Todos los jugadores sin balón deberán adoptar una posición en el campo que no permita a un mismo defensor cubrir a dos jugadores atacantes (a él mismo y a otro compañero). El objetivo es provocar una mala decisión del defensor, haciéndole más difícil escoger entre defender al balón (ayudar) o a su hombre y, así, crear mayores ventajas.

Esta norma se aplica constantemente y en todas las posiciones del campo, salvo cuando momentáneamente se trabajen bloqueos (los cuales se utilizan para crear una mayor complejidad posterior).

Gráfico 1
Gráfico 2

La misma situación se produce cuando, por ejemplo, se juega un balón interior sobre un pívot que no ha podido ganar la posición cerca de la zona debido a una defensa muy agresiva.

Si el jugador que da el pase permanece en la misma posición (gráfico 3), facilita que su defensor esté a un paso de ambos atacantes. Hay que espaciar (cortando y limpiando ese espacio o reemplazando una posición exterior).

Gráfico 3
Gráfico 4

II – Penetraciones a la cara o a la espalda

Cuando el jugador con balón empieza una penetración, ésta sólo se puede producir de dos formas: a la cara o a la espalda del resto de compañeros (dependiendo de la dirección escogida).

Gráfico 5

Cuando alguien penetra a la cara, el compañero sin balón debe mantenerse obligatoriamente en su ángulo de visión.

El jugador con balón tiene que ser capaz de ver donde está su compañero a la vez que ataca y mira el aro. En resumen: “si te necesito, te tengo que encontrar sin buscarte”.

III – El círculo

Cuando la penetración es a la espalda, el jugador sin balón deberá moverse en función del hipotético círculo que traza el balón y buscando siempre la trayectoria que genere el closeout más largo de su defensor.

Gráfico 6

Además de, por lo tanto, provocar que el defensor tenga que recorrer el máximo espacio posible en caso de saltar a la ayuda defensiva, esta norma nos facilita un eventual balance defensivo, ya que el jugador que se mueve a la espalda estará más cerca y preparado para defender su aro.

IV – Esquina de lado contrario ocupada

Una de las pocas excepciones dentro de la norma del círculo es que cuando se produce una penetración por la línea de fondo y por debajo de la línea de tiros libres, la esquina del lado contrario debe estar siempre ocupada.

Gráfico 7

El pase a la esquina, tal y como señala Cuspinera, es el único que puede quedar liberado siempre y cuando el jugador con balón apueste por “salirse del campo” para ejecutar ese pase de escape y a no ser que el compañero esté defendido cara a cara.

V – Poste bajo en lado contrario

El jugador que ocupe esa posición debe pegarse al máximo a la línea de fondo, ya que es el espacio más difícil de defender de todo el baloncesto porque rompe todos los triángulos defensivos. Entonces, cuando se produce una penetración hacia la línea de fondo, surgen dos opciones:

  • Si su defensor no salta a la ayuda, el jugador en poste bajo gana la espalda siguiendo la anterior norma del círculo (gráfico 8).
  • Si el defensor salta a la ayuda, el jugador en poste bajo mantiene su posición y ataca el aro como excepción a la norma del círculo (gráfico 9).
Gráfico 8
Gráfico 9

VI – Poste bajo en lado de balón

A diferencia de lo que ocurría en la situación anterior, en lado de balón nuestro jugador interior se colocará a la altura del taco de la zona, ya que si intentara recibir pegado a la línea de fondo tan sólo podría jugar un eventual 1c1 hacia el centro.

No obstante, si el jugador exterior (con balón) decide iniciar una penetración al no poder jugar el balón interior o bien porque interpreta que tiene una ventaja, encontramos también varias opciones diferentes:

  • Cuando la penetración se produce hacia el centro, entramos en otra excepción de la norma del círculo. Anti-círculo: abrir a balón y después acompañar ganando la línea de fondo. Continuación en curva para alargar la ayuda del defensor.
  • Si la penetración es, en cambio, hacia el fondo, el atacante en posición de poste bajo se moverá en función de lo que haga su defensor:
    • Si no se mueve y permanece en posición de tres cuartos, el atacante sella a su defensor para facilitar la penetración de su compañero y cargar con más facilidad el rebote ofensivo (gráfico 10).
    • Si salta a la ayuda, el atacante respeta la norma del círculo pero siempre de cara a balón (gráfico 11).
Gráfico 10
Gráfico 11

VII – Balón en posición de poste bajo

Cuando el balón llega a la posición de poste bajo, los jugadores exteriores pueden moverse a través de cortes, intercambio de posiciones o bloqueos indirectos, pero tomando como punto de partida que el jugador interior debe encontrar (ver) a todos sus compañeros sin la necesidad de buscarlos.

Por ello, nadie puede ocupar la esquina de lado balón hasta que el pívot empiece a jugar, ya que en el momento que gire la cabeza hacia el codo de la zona esa esquina será un ángulo muerto y el defensor podría atacar su espalda para robarle el balón.

La norma genérica establecida por Jota Cuspinera es que ningún jugador puede ocupar la esquina de lado balón hasta que el compañero en posición de poste bajo no ha iniciado su acción de 1c1 y tiene sus dos pies dentro de la zona.

VIII – Cortes sobre el poste bajo

Si el jugador exterior decide cortar sobre el poste bajo, puede hacerlo por debajo (gráfico 12) o por arriba (gráfico 13). En cualquiera de las dos opciones deberá espaciarse al máximo, jugando sobre la línea de fondo en el primer caso y pisando el codo de la zona en el segundo.

Gráfico 12
Gráfico 13

IX – Movimiento del poste bajo tras inversión

Cuando se produce una inversión de balón, la tendencia natural del jugador interior es buscar recibir desde el lado contrario cambiando su posición por arriba, lo cual facilita la acción de su defensor y, además, cierra el espacio a cualquier penetración de sus compañeros. Por lo tanto, el movimiento debe realizarse aprovechando la línea de fondo con un “corte de banana”.

Gráfico 14
Gráfico 15

X – Llegar hasta la línea de fondo y no irse sin ver

Al encadenarse varias penetraciones, dentro de un movimiento constante de penetrar y doblar, es necesario que el jugador que acaba de soltar el pase a otro compañero llegue hasta la línea de fondo (seguir con su inercia) y siempre vea a sus compañeros (no irse sin ver). Así creará espacio para el resto de compañeros y, además, aparecerán opciones:

  • Ocupar el espacio libre en el lado contrario.
  • Ocupar la esquina del mismo lado, atacando la relajación del defensor posterior a la penetración (cuando un atacante dobla el balón tras penetrar, su defensor tiende a relajarse durante un corto periodo de tiempo que se puede aprovechar para generar un tiro).

En cualquier caso, el 99% de las veces no es apropiado que ningún jugador vuelva sobre sus propios pasos y ocupe su misma posición (facilita las ayudas).