3c1 pases sin parar

  • Estructura competitiva ideal para doce jugadores
  • Cuidar la ejecución y recepción del pase
  • Proteger el balón
  • Anticipación defensiva en línea de pase
  • Encadenar esfuerzos → Nadie descansa, actividad constante

En primer lugar, conforme podemos observar en ambos gráficos, establecemos tres grupos de cuatro jugadores (aunque es un ejercicio flexible y escalable, para optimizar y exprimir su funcionamiento lo más conveniente es plantearlo en sesiones con doce jugadores).

Los atacantes, tal y como explica el entrenador madrileño Chus Mateo (autor del ejercicio), deben mantener en todo momento un triángulo equidistante y pisar con las puntas de los pies la línea de su círculo.

El objetivo principal es, evidentemente, conservar el balón y alcanzar el mayor número de pases de forma consecutiva. Los atacantes, sin embargo, no pueden retener el balón ni fintar ningún pase.

Si el defensor desvía el balón, consigue recuperarlo o si un rival lo pierde debido a un mal pase (o recepción), intercambia su posición en el círculo con el atacante que corresponda.

Gráfico 1
Gráfico 2

Objetivos / Contenidos

  • Cuidar la ejecución y recepción del pase (aspecto técnico).
  • Proteger el balón.
  • Comunicación (verbal y no verbal).
  • Anticipación defensiva en la línea de pase.
  • Encadenar esfuerzos → Nadie descansa, actividad constante.

Variantes

  • Ampliar o reducir el espacio de cada círculo.
  • Limitar el tipo de pase que los atacantes pueden utilizar.
  • No se puede devolver el pase al mismo jugador del que se recibe.
  • A la señal del entrenador, el jugador que tenga el balón debe conservarlo en las manos durante X segundos (pivotes, aguantar la presión…).
  • Añadir más defensores en cada círculo.
  • Establecer una competición entre los diferentes círculos:
    • Alcanzar un determinado número de pases.
    • ¿Quién aguanta más sin perder el balón?