Skip to content Skip to footer

“25 tiros libres”

  • Competición entre dos equipos
  • Mejorar la ejecución de los tiros libres bajo presión
  • Fortaleza mental
  • Mantener la concentración (incluso cerca de alcanzar el objetivo)
  • Regularidad y eficacia
  • Desarrollar la confianza individual y colectiva

A lo largo de su extensa y prolífica carrera como entrenador, maestro y mentor, Don Meyer nos dejó varias reflexiones que aún hoy resuenan con fuerza entre muchos jugadores y entrenadores. Concretamente, una de ellas resulta especialmente indicada para la tarea que nos ocupa: “No vas a ganar ningún título si no anotas bandejas y tiros libres”.

PUBLICIDAD

Rick Majerus, una auténtica leyenda de los banquillos de la NCAA, compartía esa visión: “Para ganar los partidos importantes, debes llegar a la línea de tiros libres. Y luego, debes anotarlos”.

En definitiva, el acierto desde la línea de 4,60 es fundamental en cualquier partido de baloncesto. En situaciones de mucha presión, como finales apretados o momentos decisivos, los tiros libres pueden marcar la diferencia entre ganar o perder.

A continuación, vamos a plantear un ejercicio diseñado para mejorar la regularidad y la eficacia de los tiros libres bajo presión:

👥🆚 Dividimos a todos nuestros jugadores en dos equipos.

🎯🏆 El primer equipo que anote 25 tiros libres, gana.

3️⃣🔙 Si un equipo falla 3 lanzamientos seguidos, su contador se reinicia. Por lo tanto, deben empezar desde 0.

👤🔥 Cada jugador realiza 2 lanzamientos. Si anota ambos, puede lanzar uno adicional.

Dado que ningún jugador tira siempre con las piernas frescas durante un partido, es muy importante practicar tiros libres en condiciones de fatiga. Por ende, aconsejamos utilizar este ejercicio cuando nuestros jugadores estén cansados o requiriendo un esfuerzo físico previo a los lanzamientos (como flexiones, planchas abdominales, burpees, entre otros).

Sin embargo, en función del contexto y de la categoría de nuestros jugadores, también debemos considerar realizarlo con cierta frescura, especialmente si queremos introducir alguna corrección técnica.

En tal caso, es imprescindible que los jugadores practiquen en condiciones óptimas para asimilar todos los detalles. Una vez dominen la parte técnica, podemos reproducir situaciones más específicas.

En resumen, aunque el tiro libre requiere –salvo honrosas excepciones– una técnica individual bastante depurada, su ejecución en los partidos está fuertemente influenciada por el componente mental. La presión, la concentración, saber mantener la calma en situaciones de estrés competitivo y la confianza son, entre otros, algunos aspectos clave.

Por lo tanto, al incorporar este tipo de ejercicios a nuestras sesiones de entrenamiento, los jugadores pueden desarrollar tanto la precisión como la fortaleza mental necesaria para enfrentarse a los momentos decisivos en un partido.

Gráfico 1
Gráfico 2
  • En función del número de canastas disponibles, estructurar la competición entre tres o cuatro equipos.
  • Bonus → Los aciertos (y los errores) de un jugador de cada equipo valen el doble.
  • Volumen → Si queremos aumentar la cantidad de lanzamientos efectuados, podemos subir el objetivo a 50 tiros libres. Además, podemos ampliar el margen de error al permitir, por ejemplo, 4 fallos consecutivos antes de reiniciar el contador.
  • Eficacia → Si nuestro objetivo es mejorar el porcentaje de acierto, podemos reducir el objetivo a 15 tiros libres anotados, pero permitiendo un único fallo. En caso de un segundo fallo consecutivo, el contador volvería a 0.

🏀🧬
Espacio web diseñado como punto de encuentro para jugadores, entrenadores y aficionados al baloncesto. (A)nálisis, (D)esarrollo y perfeccio(N)amiento.