Skip to content Skip to footer

“The Pensieve”

  • Respetar y optimizar la ocupación de espacios y calles
  • Acostumbrar a nuestros jugadores a correr abiertos sin el balón
  • ¿Hacia qué canasta decide jugar el atacante sin balón?
  • Rápida toma de decisión (en función de la posición y el ‘momentum’ de mi defensor)

Casi con total seguridad, el nombre de este ejercicio resultará muy familiar a todos los fans de la saga de Harry Potter. Y es que gracias a este “pensadero” nuestros jugadores mejorarán, progresivamente, su capacidad de lectura y toma de decisiones en múltiples situaciones de contraataque y transición.

PUBLICIDAD

La progresión de nuestro “pensadero” arranca a partir de la superioridad numérica ofensiva que señala nuestro primer gráfico (dos filas de atacantes sobre la línea de fondo y defensores ubicados en una tercera fila central).

El atacante con balón y su compañero activan cada acción desplazándose a toda velocidad hacia la “zona del pensadero”, la cual queda delimitada por los conos.